Por Saúl Rodríguez de la Paz

 

Este viernes 28 de septiembre continuaron las actividades del decimocuarto Festival de Música y Nuevas Tecnologías Visiones Sonoras. Una amalgama de temas que abarcaban desde la grabación de paisajes sonoros, la construcción de instrumentos, el uso de metáforas sociales en la composición, la mezcla de instrumentos acústicos con la música urbana, al espacialización del sonido en las obras electroacústicas, entre otros, fueron los que convergieron en este segundo día de actividades académicas.

 

Muy temprano, el artista Houshang Koochaki Shalmani presentó su ponencia Making a soundscape for a landscape donde mostró grabaciones de campo que tenían que ver con la naturaleza y explicó sus procesos preproducción, producción y postproducción. Asimismo dio cátedra de cómo microfonear este tipo de registros sonoros, por ejemplo, si se desea capturar una imagen estéreo.

 

A continuación, el compositor Juan Sebastián Lach, quien se encuentra muy ligado a la investigación matemática, compartió el porqué se ha interesado tanto en el campo de los las operaciones y los números relacionados con la música. Lach habló desde cómo el matemático Alexander Grothendieck lo inspiró para desarrollar sus composiciones y mostró una serie de conceptos y teorías matemáticas que han servido de sostén en sus obras.

 

Por su parte, la mexicana Tania Rubio parló de su trabajo sobre la construcción de instrumentos mesoamericanos a base de una iconografía animal. Rubio leyó antes una introducción cuyas ideas giraban a un exceso de consumismo en la industria respecto a los nuevos aparatos musicales y destacó la importancia de por qué estos instrumentos deben de preservarse. Para su elaboración, Rubio se basó en grabaciones de campo donde registró los timbres sonoros de distintos mamíferos y aves. En base a ello, fabricó instrumentos precolombinos con un timbre similar.

 

Tras el primer descanso, la nube de conocimientos sonoros no abandonó el auditorio de la ENES y, siguiendo con la línea de temas mesoamericanos, el compositor costarricense habló sobre las bases metafóricas con las que compuso su obra Palenque. Cardona indicó que para los negros cimarrones, un palenque era una especia de quilombo mediante la cual se manifestaban. Al ser cuestionado sobre por qué decidió representar este fenómeno social de la Colonia, Cardona replicó que más que representar una escena étnica, él estaba representando su perspectiva respecto a ella.

 

Antes de la comida, la británica Emma Wilde habló del gesto sonoro como un detonante en su proceso de composición, mientras que las canadienses Nina Czegledy y Lynne Heller interactuaron con el público respecto a su proyecto ligado a la integración del sonido en la estructura de los juegos.

 

Al volver del receso, el joven Jaefriz amenizó al auditorio con un singular concierto de rap, donde mezcló al género neoyorquino con solos de saxofón y clarinete. Jaefriz, pianista de formación, explicó que generalmente trabaja piezas híbridas donde el rap y estos instrumentos conviven, por ejemplo, a la relación del piano y del rap la bautizó como Rappino.

 

Enseguida, dos ponencias que trataron la importancia y la construcción de instalaciones sonoras: De la composición musical electroacústica a la instalación y la escultura sonora interactivas por Jorge Alba y Escultura sonora Baschet MX de Héctor Iván Navarrete, esta última basada en el rescate de las obras de los hermanos franceses.

 

En penúltimo turno subió al estrado Pascal Broccolichi y su Sound experience in the margin, para después ceder turno a un interesante cátedra sobre la composición de la espacialización en la música electroacústica por parte de Pablo DiLiscia, quien compartió las técnicas que el emplea en sus obras respecto a dicho parámetro.

 

En este viernes lluvioso se celebraron dos conciertos en el festival, el primero de ellos ejecutado en el Salón F001 de la ENES, con piezas de Juan Sebastian Lach, Edmar Soria, Matheos Zaharopoulos, Josué Pregrina y Pablo DiLiscia. Cabe destacar que la pieza de este último, titulada Vocalisense, fue sumamente aplaudida.

 

El día terminó con el tradicional concierto en el auditorio del CSAM, con obras de Jacob David Sudol, Ricardo Dal Farra, Gayle Young, Simon Emerson, Javier Lasa y Chen-Hui Jen, además de la magnifica participación de la The Little Giant Chinese Chamber Orchestra.

 

Así, otro día culminó en el margen de Visiones Sonoras, donde la lluvia y el sonido se niegan a abandonar Morelia.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *