Música que expande sus alas

Las luces se encienden por última vez, la 12ª edición del Festival Internacional de Música y Nuevas Tecnologías “Visiones Sonoras” está por llegar a su fin, pero antes, un último concierto, una muestra de lo que pasa en el mundo de la música contemporánea y las artes sonoras.

Interpretación de [haptal] por Colectivo Oqko (México – Alemania)

En el escenario del auditorio de la UNAM Campus Morelia hay una estructura metálica circular, de la parte de  arriba cuelgan láminas y abajo están los controladores, la pieza es “[haptal]” del colectivo Oqko (México – Alemania), pronto la sala se llena de sonidos metálicos producto de hacer vibrar las láminas, incluso de rasgarlas para extraer voces agudas.

Maxime Michaud (Canadá) compartió su “Essayer de pas trop prendre sur soi”, pieza de electrónica y video que logra una atmósfera de dolor y de perdón, a veces no es tan malo llorar y gritar para aliviar los sentimientos que pesan, así, en el video vemos el rostro de una niña que llora; mientras escuchamos a Michaud entre lamentos suavizados con medios electrónicos y mezclados con el sonido de un cuenco tibetano que convierte el clamor en un llamado de paz.

Young Margareta, de Erreopeo

El programa continúa con “Young Margareta”, de Erreopeo (México) obra que muestra el trabajo que ha caracterizado el trabajo del originario de Monterrey, para para sintetizador modular y video analógico.

"TEST, Rodrigo Castellanos (México – Chile)

Con “TEST”, Rodrigo Castellanos (México – Chile) nos invita a recorrer el paisaje sonoro de la selva oaxaqueña, cuyas voces se mezclan con sonidos generados por computadora en el transcurso de la obra.

Temple por Ensamble Experimental Latinoamericano

El Ensamble Experimental Latinoamericano tiene su tercera participación en la edición del festival el sábado 8 de otubre, con “Temple”, de la autoría de Fabián Contreras (Chile), que combina el sonido de la guitarra acústica, con el procesamiento electrónico en tiempo real y los  paisajes sonoros recogidos de la zona central de Chile, especialmente como el canto de aves como el Chincol, que nos guía por un mundo de color, espontaneidad y tranquilidad.

El vuelo es también una de las inspiraciones de Javier Álvarez compositor que fue comisionado por Visiones Sonoras y el CMMAS para realizar una obra  que conmemore los 12 años del festival y la primera década de la institución, el resultado es “Mejor morir en la selva”.

El sonido de un mosquito que se mueve entre los ocho canales en que se reparte el sonido en la sala, pasa por atrás y enfrente de nosotros, paulatinamente se convierte en una expresión más delicada, pero que no pierde su referencia al insecto volador, aparecen la atmósfera selvática y luego helicópteros, hasta llegar a un sorpresivo final que le merece un largo aplauso del público y el reconocimiento de pie que le brinda parte de la audiencia.

Las luces se apagan, pero pronto volverán a encenderse, porque luego de cuatro días de conferencias y conciertos las redes se han tejido y los proyectos se nutren de lo que nuevos amigos y colegas pueden a portar para el arte, la ciencia y las nuevas tecnologías.

Comments

comments

Deja tu comentario